Areas del cerebro relacionadas con el lenguaje

Las áreas del cerebro necesarias para procesar el lenguaje: El área de Broca, el área de Wernicke, el córtex motor primario, la circunvolución temporal media posterior y la circunvolución temporal superior media y posterior. El área de Broca, situada en el lóbulo frontal del cerebro, está relacionada con la producción del habla, y estudios recientes han demostrado que también desempeña un papel importante en la comprensión del lenguaje. El área de Broca trabaja conjuntamente con la memoria de trabajo para permitir a una persona utilizar la expresión verbal y las palabras habladas.

Los daños en el área de Broca pueden dar lugar a una afasia productiva, también conocida como afasia de Broca, o incapacidad para hablar. Los pacientes con afasia de Broca suelen seguir entendiendo el lenguaje, pero no pueden hablar con fluidez. El área de Wernicke, situada en la corteza cerebral, es la parte del cerebro que participa en la comprensión del lenguaje escrito y hablado.

Los daños en esta área dan lugar a la afasia receptiva, también llamada afasia de Wernicke. Este tipo de afasia se manifiesta como una pérdida de comprensión, por lo que a veces, aunque el paciente aparentemente aún puede hablar, su lenguaje es disparatado e incomprensible. Las áreas del cerebro necesarias para el lenguaje.

La palabra hablada, la cognición y la palabra escrita se procesan en diferentes partes del cerebro y en diferentes órdenes. Hay varias zonas del cerebro que desempeñan un papel fundamental en el habla y el lenguaje. Afasia es el término utilizado para describir una pérdida adquirida del lenguaje que causa problemas con alguno o todos los siguientes aspectos: hablar, escuchar, leer y escribir.

Algunas personas con afasia tienen problemas para utilizar palabras y frases afasia expresiva. Algunos tienen problemas para entender a otros afasia receptiva. Otras personas con afasia tienen problemas tanto para usar las palabras como para entender la afasia global.

La afasia puede causar problemas con el lenguaje hablado, hablando y entendiendo, y con el lenguaje escrito, leyendo y escribiendo. Normalmente, la lectura y la escritura están más deterioradas que el habla o la comprensión. La gravedad de la afasia depende de la cantidad y la localización del daño cerebral.

Se ha demostrado que el daño a una parte discreta del cerebro en el lóbulo frontal izquierdo, el área de Broca, del hemisferio dominante del lenguaje, afecta significativamente al uso del habla espontánea y al control motor del habla. Las palabras pueden ser pronunciadas muy lentamente y mal articuladas. El habla puede ser trabajosa y consistir principalmente en sustantivos, verbos o adjetivos importantes.

El habla adquiere un carácter telegráfico. Las personas que padecen afasia de Broca tienen grandes dificultades para la repetición y un grave deterioro de la escritura. En algunos pacientes, sin embargo, la comprensión del lenguaje hablado y escrito puede estar relativamente bien conservada.

La variante no fluida de la afasia primaria progresiva nfvPPA es un tipo de afasia expresiva. El cerebro es clave para nuestra existencia, pero aún queda mucho camino por recorrer antes de que la neurociencia pueda captar realmente su asombrosa capacidad. Por el momento, sin embargo, nuestra serie sobre el control del cerebro explora lo que sabemos sobre el dominio del cerebro de seis funciones centrales: el lenguaje, el estado de ánimo, la memoria, la visión, la personalidad y las habilidades motoras, y lo que ocurre cuando las cosas van mal.

Un sistema de regiones situadas en la parte posterior y central del cerebro le ayudan a interpretar el texto. Entre ellas se encuentran la circunvolución angular del lóbulo parietal, el área de Wernicke que comprende principalmente la parte superior trasera del lóbulo temporal, la corteza insular, los ganglios basales y el cerebelo. Siguiendo la idea de que las áreas del lenguaje en el cerebro pueden subdividirse en una red de lenguaje central y áreas adicionales que se requieren para la comunicación real Hagoort, 2017, el objetivo de este artículo de revisión es proporcionar una visión general de una red de lenguaje ampliada en el cerebro que se vuelve relevante cuando el lenguaje se utiliza en contextos naturales.

Para estos fines, la sección La red del lenguaje central introduce una red del lenguaje «central» como una especie de actualización de los modelos históricos. A continuación, la sección Vecinos anatómicos y conectividad aborda el «vecindario» de la red lingüística central en términos de áreas cerebrales y patrones de conectividad que se activan adicionalmente durante diversas tareas lingüísticas, con el fin de demostrar cierta modularidad funcional-anatómica y la flexibilidad del procesamiento del lenguaje. Un enfoque diferente se muestra en la sección Redes funcionales, donde se consideraron redes enteras que participan en tareas lingüísticas.

La sección Ejemplos de uso del lenguaje más allá del «código» de la red central del lenguaje, por último, en lugar de centrarse principalmente en las regiones o redes cerebrales, considera las extensiones o modificaciones de la red del lenguaje desde un punto de vista funcional, abordando situaciones especiales de uso del lenguaje, como el lenguaje no literal o afectivo. Toda la revisión se centra en el proceso de comunicación lingüística normal en una lengua hablada nativa, sin abordar cuestiones particulares como el lenguaje de signos o la adquisición de una segunda lengua. La forma de presentar aquí los distintos aspectos del procesamiento del lenguaje puede parecer algo arbitraria, particular