Multa por tenencia de drogas

Los principales cargos penales por delitos de drogas son los delitos de posesión de drogas y posesión con fines de suministro. En la práctica, la primera vez que se le sorprende en posesión de una pequeña cantidad de cualquier droga para uso personal puede obtener una disposición extrajudicial, que puede ser una resolución comunitaria o una amonestación condicional, como se indica aquí. Se le puede acusar de posesión si ha sido amonestado o condenado por delitos similares anteriormente, o si tiene más que una pequeña cantidad de drogas.

No hay una cantidad determinada de drogas por la que la policía decida presentar cargos en lugar de dar una disposición extrajudicial. Es posible impugnar la decisión de la policía de presentar cargos en lugar de dictar una resolución extrajudicial. Para obtener asesoramiento al respecto, llame a la línea de ayuda para la liberación o envíenos un correo electrónico.

Los condenados por posesión de drogas se enfrentan a una amplia gama de penas en la sentencia, que varían de un estado a otro. Las penas por posesión simple van desde una multa de menos de 100 dólares y/o unos días de cárcel hasta miles de dólares y varios años de prisión estatal por el mismo delito. Las sentencias por simple posesión de drogas tienden a ser las más leves, mientras que el intento de distribución de drogas, o el cultivo/fabricación de drogas conllevan penas mucho más severas.

A veces, los fiscales ofrecen acuerdos de culpabilidad a los acusados que pueden ayudarles en una investigación de mayor prioridad, que puede conducir a la detención de un líder del crimen organizado. Los legisladores federales promulgaron en 1986 unas directrices de sentencia mínima obligatoria para los delitos de drogas, en un intento de centrarse en los distribuidores de alto nivel, aunque también afectan a los acusados de menor nivel. La mayoría de los estados han adoptado un enfoque similar para las condenas por drogas.

Estas sentencias fijas se basan en el tipo de droga, el peso de la misma y el número de condenas anteriores. Por ejemplo, Kentucky, que ha adoptado unas directrices de sentencia mínima obligatoria similares, tiene algunas de las disposiciones más duras. Por posesión simple, los primeros infractores son condenados a entre 2 y 10 años de prisión y a una multa de hasta 20.000 dólares.

En cambio, California tiene algunas de las sentencias más leves por posesión de drogas: entre 30 y 500 dólares de multa y/o entre 15 y 180 días de cárcel. Además de las sentencias mínimas obligatorias, hay otros factores que pueden determinar las penas y sentencias por posesión de drogas. A la hora de dictar una sentencia, los tribunales pueden tener en cuenta factores agravantes o atenuantes en cualquier caso, como los antecedentes del acusado y la cantidad y el tipo de droga en cuestión.

Por ejemplo, muchos estados duplican las penas por condenas de drogas si el incidente de posesión, venta, etc. se produjo a menos de 1.000 pies de una escuela; esto sería un factor agravante. Alternativamente, un individuo que ayuda a una operación de distribución de drogas dirigida por una pareja abusiva puede recibir un cargo menor por drogas la dinámica de poder relacionada con el abuso presentaría un factor atenuante.

Mientras que el gobierno federal tiene una amplia latitud para hacer cumplir las leyes de drogas, la Administración de Control de Drogas DEA tiende a centrarse en el tráfico de drogas interestatal y las operaciones más grandes. Los delitos de posesión de drogas son manejados en gran medida por los estados, con directrices de sentencia que varían ampliamente. A continuación se presenta una muestra de las penas estatales relacionadas con la posesión de drogas: Las sustancias controladas son drogas y otros materiales cuya posesión y uso el gobierno federal ha decidido regular.

La posesión de una sustancia controlada no es necesariamente un delito. Para muchas sustancias, es legal poseerlas y usarlas cuando se hace bajo ciertas circunstancias, como bajo la supervisión de un médico o durante una investigación científica. Sin embargo, la posesión y el uso se convierten en ilegales cuando no se aplica ninguna justificación legal, o cuando la sustancia, como la heroína, no tiene absolutamente ningún uso legítimo.

Para conocer las leyes sobre sustancias controladas en su estado, pase a la sección de leyes sobre sustancias controladas por estado. El gobierno federal enumera los distintos tipos de drogas que considera controladas, es decir, que sólo están disponibles, si acaso, mediante una receta válida u otra vía legítima. El esquema federal -contenido en la Ley de Sustancias Controladas- divide las sustancias controladas en cinco listas de drogas, con las sustancias más peligrosas en la Lista I y las menos en la Lista V. Esta clasificación se aplica en los casos federales de drogas, y muchos estados han adoptado la lista federal.

21 U.S.C. §§ 801 y siguientes. Un acusado puede ser condenado por posesión de una sustancia controlada si el fiscal puede demostrar que el acusado tenía al menos un control parcial de la droga. Por ejemplo, dos compañeros de piso pueden ser condenados por posesión si comparten un apartamento en el que la policía encontró marihuana.

Sin embargo, los fiscales deben demostrar algo más que el hecho de que los dos eran meros compañeros de piso en la misma casa, por ejemplo, probando que cada acusado tenía el control de la droga o hizo declaraciones incriminatorias sobre ella. Desde el 15 de noviembre de 2011, el Ministerio del Interior HS puede convertir una sustancia o producto en