Cronicas de bernal diaz del castillo

El conquistador español Bernal Díaz del Castillo escribió su versión de lo que había presenciado durante la conquista, La verdadera historia de la conquista de Nueva España, décadas después de la victoria española en 1521. Su libro apareció en España en 1576, después de que Fray Bartolomé de las Casas publicara Breve relación de la destrucción de las Indias, su crítica abierta a la política española en Norteamérica. También reaccionaba contra un relato publicado por el secretario de Cortés, Francisco López de Gómara, que parecía dar a Cortés todo el mérito de la conquista.

El relato de Díaz del Castillo es, pues, al menos parcialmente, un intento de describir la conquista como una batalla heroica librada por valientes soldados contra feroces guerreros. Aunque el manuscrito de 1574 se publicó en 1632, mucho después de su aparición en España, Díaz del Castillo siguió revisando su manuscrito en América hasta el momento de su muerte en 1584. El manuscrito de 1584 no se publicó hasta 1904, por lo que la mayoría de las copias del libro que no tienen derechos de autor se basan en la versión anterior de 1576.

Las autoridades no se ponen de acuerdo sobre la fecha en que los nahuas adoptaron el alfabeto español para convertir el náhuatl en una lengua escrita y elaborar sus propios códices o relatos escritos de la conquista. El historiador mexicano Miguel León-Portilla, autor de Las lanzas rotas: El relato azteca de la conquista de México, cree que un raro manuscrito de la Bibliothèque National francesa -descrito en varias ocasiones como «Manuscrito 22», Unos anales históricos de la nación mexicana, o el Códice Tlatelolco- fue escrito en náhuatl por un grupo de nativos anónimos de Tlatelolco en 1528, sólo siete años después de la conquista. J. Jorge Klor de Alva, que escribió el prólogo de la traducción al inglés de Las lanzas rotas, ofrece algunas pruebas adicionales de fuentes primarias independientes de que los nahuas escribían en su lengua nativa en la década de 1520.

En cualquier caso, no pude utilizar esta fuente en este proyecto, ya que sólo se tradujo en el siglo XX. Hay pruebas de que los pueblos indígenas fueron autores de muchos códices, pero los españoles destruyeron la mayoría de ellos en su intento de erradicar las antiguas creencias. Además, tenemos muy poca idea de cómo su producción fue moldeada por la interacción con los españoles, ya que el cuarto rey mexica Itzcoatl aparentemente destruyó la mayoría de los manuscritos anteriores durante su reinado de 1426-1440 para preservar su visión de cómo construyó el imperio mexica.

Otros simplemente desaparecieron sin ser publicados o conservados. Así, varias traducciones personales del Códice Florentino se convirtieron en mi fuente principal para el relato mexica de la conquista. El Códice Florentino es, sin duda, una fuente primaria problemática.

Los nativos que escribían en náhuatl bajo la supervisión del español Fray Bernardino de Sahagún aparentemente produjeron el manuscrito en el año 1500. Los hechos de su producción plantean serias dudas sobre si el manuscrito representa la visión de los vencidos o de los colonizadores. Como demuestra magníficamente la reciente película de ficción de Salvador Carrasco, «La otra conquista», la colonización de las mentes de los nativos ocupaba un lugar destacado en el proyecto español.

La película comienza con el hijo ficticio de Motecuhzoma II, Topiltzin, escribiendo un códice para exponer la brutalidad española y preservar la memoria histórica de los mexicas. Tras destruir deliberadamente el códice y casi asesinar a Topiltzin, los españoles le permiten vivir, en gran medida con el propósito de colonizar su mente y su alma. Díaz del Castillo, Bernal.

Historia verdadera de la conquista de la Nueva España. 4 vols. México: Oficina tipográfica de la Secretaría de fomento, 1904, 1905.

Díaz del Castillo, un conquistador, estaba con Cortés cuando tuvieron lugar la mayoría de los incidentes importantes relacionados con la conquista de México. Su relato es, por tanto, uno de los más completos desde la perspectiva española y abarca desde el desembarco español en la costa hasta la infructuosa marcha de Cortés por tierra para sofocar una rebelión en Honduras. Esta edición es, hasta donde yo sé, la primera versión publicada de la versión final del manuscrito de Díaz del Castillo.

Bernal Díaz del Castillo nació en Medina del Campo de una familia respetable aunque no distinguida. Encantado por las historias de las fortunas que se podían encontrar en la América recién descubierta, en 1514 partió hacia el Nuevo Mundo en el séquito de Pedrarias, que había sido nombrado gobernador de Castilla del Oro el Istmo de Panamá y la tierra firme adyacente de Sudamérica. Díaz pronto quedó desencantado con las perspectivas de esta zona y se trasladó a Cuba.

Allí participó en dos expediciones que exploraron las costas del Golfo de México en 1517 y 1518, respectivamente.