Tasa de paro en extremadura

En este apartado puede consultar la estadística de personas que perciben prestaciones por desempleo cada mes, nuevas altas, bajas y extranjeros beneficiarios según edad, sexo, tipo de prestación, por provincias y CCAA. También se incluye información sobre la tasa mensual de cobertura de las prestaciones por desempleo por provincias y comunidades autónomas. Además, están disponibles las estadísticas de subsidio agrario y renta agraria, que son prestaciones por desempleo de nivel asistencial para trabajadores agrarios ocupados en Andalucía y Extremadura. La tasa de desempleo de España, con un asombroso 21% en 1997, es la más alta de los países industriales.

Igualmente llamativa es la variación de las tasas de desempleo entre sus 17 regiones, que van desde menos del 14% en las Islas Baleares hasta más del 32% en Andalucía. Un nivel más fino de desagregación geográfica es el de las 50 provincias, que son subconjuntos de las regiones, donde las tasas de desempleo varían aún más, oscilando entre el 8 por ciento de Lleida, Cataluña, y el 36 por ciento de Jaén, Andalucía Figura 4.1. Además, estas diferencias han persistido durante varios años y no muestran signos de disminuir. Tasas de desempleo por provincias Estas diferencias tan grandes y persistentes en las tasas de desempleo se consideran un problema por tres razones.

En primer lugar, en las primeras fases de una recuperación surgirán presiones salariales en zonas con un desempleo relativamente bajo. Con una movilidad laboral limitada, el alto desempleo en otras zonas no moderará esas presiones; una mayor inflación puede extenderse pronto a todo el país, sin que se produzca un descenso proporcional del desempleo. En otras palabras, las grandes diferencias geográficas en las tasas de desempleo pueden hacer que la tasa de inflación no acelerada del desempleo NAIRU sea más alta de lo que sería en caso contrario.

En segundo lugar, los desequilibrios persistentes del desempleo constituyen una prueba de que el mercado laboral no funciona correctamente, en el sentido de que el ajuste a las perturbaciones pasadas es excesivamente lento. Los desequilibrios también sugieren que puede haber margen para reducir el desempleo en aquellas zonas en las que es más grave, reduciendo así la tasa de desempleo nacional. En tercer lugar, para una determinada tasa de desempleo nacional, el coste humano global puede ser mayor si los desempleados no se distribuyen uniformemente por el territorio del país.

Por ejemplo, el bienestar social global es menor si una familia tiene dos miembros desempleados y otra tiene ambos miembros empleados que si ambas familias tienen sólo un miembro desempleado. El 26,1 por ciento de las personas en España, y el 29,5 por ciento de los niños, estaban en riesgo de pobreza o exclusión social en 2018. Más del 55 por ciento tenía algún grado de dificultad para llegar a fin de mes, y el 5,4 por ciento experimentaba privación material severa.

La tasa de desempleo del 13,78 por ciento es más del doble de la media de la UE, y ha superado el 30 por ciento para los menores de 25 años.